⭐ 3 formas de salir del estancamiento cuando trabajas desde casa

negociosonline productividad
motivación, madre empresaria, trabajo desde el hogar, emprendimiento, Lisandra Ramos

La probabilidad de que te sientas frustrada y desanimada mientras trabajas desde casa como madre es algo cien por ciento cotidiano.

Todos los días va a surgir algo que no va bien. A los niños no les importa lo que estás haciendo. Toda su psicología se basa en ellos mismos, especialmente cuando son más jóvenes. Los entrenamos a medida que crecen para que no sean personas egocéntricas, pero cuando son pequeños, Así es como se ve el aprendizaje del mundo que les rodea. Es simplemente centrarse únicamente en ellos, sus necesidades, sus deseos, sus sentimientos y sus emociones.

Sentirse como un fracaso cuando se trabaja desde casa como mamá

Están tratando de descubrir cómo ser humanos, que eso es lo que hacen, eso es parte del proceso. Entonces decidimos agregar a la mezcla y no solo cuidarlos, sino que vamos a cuidar nuestro hogar. Vamos a tratar de administrar este negocio y no quemarnos al mismo tiempo.

Lo que veo que sucede una y otra vez es que comienzas a desanimarte y comienzas a pensar en los fracasos que estás experimentando. Tenía planeada esta semana y pusiste tus bloques de tiempo en tu agenda. Y luego llegas al fin de semana, o tal vez solo llegas al martes, o incluso al lunes cuando las cosas no van bien. Sientes que has fallado. Te identificas?

Tener dudas

Siempre hay dudas como, ¿y si no puedo hacer esto? ¿Si ni siquiera puedo pasar la semana? ¿Cómo voy a lograr captar más clientes, aparecer en Instagram u obtener más seguidores? ¿Puedo comenzar una lista de correo electrónico?

Cualquiera que sea ese fracaso y lo que sea que en este momento te esté pasando y te haga sentir esa emoción y sentimiento. Es cuando comienzas a decirte y, debería haber, podría, habría. Debería haberlo hecho de esta manera. ¿Y si lo hubiera hecho así? Te empiezas a cuestionar tu semana pero desde la perfectiva de culpabilidad.

Se convierte en esta gran espiral en la que giras completamente fuera de control de tus pensamientos. Y ahí es cuando te sientes abrumada y consumida por tus emociones y dejas de intentarlo. Durante unos días, o unas pocas semanas, o años.

Obtener claridad

Para poder comenzar firme es tener un gran objetivo. Pero el mismo lo vas a dividir y simplemente comienzas a hacer cosas. Y cuando esas cosas no funcionaban a la perfección. Cuando los niños se enfermaron, tus horarios se volvió loco. Después de qué tenías una claridad vuelves a sentirte estresada al máximo y no sabes cómo comunicar esto nuevo que estaba pasando en tu vida.

En mi caso, cuando todas las cosas comenzaron a desmoronarse al principio, fue cuando me di cuenta de que esto no tiene por qué ser así. Tus emociones realmente se interponen en el camino de algo muy simple. Te levantas, trabajas todos los días y luego haces el sistema que te voy a decir. El sistema que te va a ayudar a motivarte a la hora de trabajar desde casa. Voy a compartir contigo cómo tomar decisiones basadas en datos en lugar de decisiones emocionales para lograr el éxito que desea.

¿Qué te parece el éxito?

Ya sea que ese éxito sea simplemente tener un buen día todos los días o una semana exitosa todas las semanas. Tener paz, alegría y productividad. Completando tu flujo de trabajo. Mantener una casa limpia. Cualquiera que sea tu objetivo para ese día, para esa temporada, para ese año. Sea lo que sea, lo único que te detiene de eso son tus emociones. Los patrones de pensamiento que procesas una y otra vez en tu cabeza.

Creo que esos patrones de pensamiento vienen incluso antes que nuestros hábitos. Es muy difícil crear nuevos hábitos cuando no podemos controlar nuestros patrones de pensamiento.

Patrones de pensamiento

Para aquellas de ustedes que aún no saben esto sobre mí, yo viví una relación anterior muy negativa. Por definición, fue abusiva, pero elijo no usar ese término porque he perdonado y respeto a esa persona. Yo también me permití estar en un espacio de mi vida donde estaban pasando esas cosas y fue muy negativo.
Pasé por patrones de pensamiento a lo largo de ese proceso e incluso después de ese proceso que me impidió tener el éxito en mi vida que ahora tengo con mi actual esposo y mi familia. Aprendí mucho de eso.

Ahora, mirando hacia atrás en todas estas cosas, puedo ver todos los avances que he tenido en mi vida y lo feliz que estoy.
Tuve control de mis emociones y comencé a reconocer lo importante que soy yo misma. Cuidarme, amarme y respetarme. Y de ahí vivir una vida en abundancia, presente y en armonía. Ese es mi gran propósito de vida.

Y todo lo que hago busco la forma de que se conecte con este mi propósito.

Ahora que vemos como los patrones de pensamiento nos pueden llevar a sentir emociones que nos estacan y no dejan navegando en el mismo lugar.


Voy a compartir contigo:


3 formas específicas de salir del estancamiento cuando se trabaja desde casa


Uno: Dejáte llevar por los datos y no por las emociones

¿Por qué es importante tomar decisiones basadas en datos? En realidad, la respuesta es sencilla, si quieres lograr algo, si tienes un proyecto o un sueño que deseas alcanzar, necesitas tomar decisiones más objetivas y menos emocionales. Esto es muy importante, y tengo que decirte que, como persona muy emocional que soy, eso es muy fuerte. Las emociones, todo es con emoción, pero cuando se trata de mi negocio, me tomo muy en serio lo que necesito hacer, las rutinas que tenemos que hacer, los bloques de tiempo, y de una forma en que me comunico con lo que es mi familia y con mi negocio, porque también tengo equipo en mi negocio. Soy bastante intencional acerca de cómo hago la mayoría de las cosas y los hábitos para poder llegar a lograr ese equilibrio en lo que es la armonía entre mi hogar, mi maternidad, ser madre y mi negocio.

Una vez que ya tú tienes los datos, que es lo que te va a motivar ese propósito, eso que tú sabes que eso es lo que tú debes mantener, porque eso es lo que te va a ayudar a llegar a esa meta que tú quieres de ese objetivo, que tenemos claro que usar datos, no emociones, para tomar decisiones, ya tú sabes que los datos te dan esa tranquilidad, así queda. Ahora, cuando vas a tomar la decisión, o cuando no te sientas con la motivación de hacer algo, piensa en esos datos en tu vida, esos propósitos, esas cosas que te dicen a ti por las cuales tú quieres seguir hacia adelante.

 

Dos: El valor de entender el "por qué"

Siempre es importante el por qué, esto quizá ya lo has escuchado anteriormente. Creo que es una de las cosas que se repite muchas veces, pero es que de verdad, no tienes claro tu por qué. Porque cuando tú tienes el por qué de lo que tú quieres hacer en tu vida, esa es la clave del éxito, porque es el que te va a dar esa acción, es el que te va ayudar a salir de esa sensación de fracaso, de abrumación, porque cada vez que te esté pasando lo que te esté pasando en ese momento, y esas emociones lleguen a ti, tú vas a recordar tu por qué, y el por qué es el que te va a dar esa motivación de decir: tengo que levantarme, tengo que salir la cama, tengo que moverme, tengo que crear el contenido de las redes, es eso sentir ese deseo de PODER HACER ESO que QUIERES HACER, aunque en ese momento te sientas cansada, te sientas deprimida o te sientas abrumada, por tantas cosas que pasa, en nuestro día a día, en nuestra vida.

Realmente, cuando tú tienes tu por qué, tú RECUPERAS TU CONTROL. Tú eres la que tienes CONTROL de las DECISIONES de qué quieres hacer, de los sentimientos, las emociones. Y aunque tengamos días mejores y días no mejores, vas a sentirte siempre tranquila con el resultado de tu día.

Una vez que tú ya tienes claro tus datos de estas cosas que te motivan, que te dan alegría e identificaste que ahora en adelante, antes de tomar una decisión, la vas a tomar no por las emociones, sino por esos datos que tú has escrito y has buscado claramente de cuál es tu real POR QUÉ, del por qué estás haciendo las cosas que estás haciendo y las razones de ese proyecto que quieres hacer, porque realmente es tu motivación de hacerlo.

Tres: Cómo implementar sistemas efectivos para trabajar desde casa

Cuando te sientas perdida, triste o sin motivación, es importante que tomes un momento para ti misma. Es importante distinguir entre la depresión simple y la depresión clínica, y buscar ayuda si es necesario. Si es solo una sensación de desánimo en el momento, es importante que te sientes y tengas claridad sobre lo que quieres lograr. El proceso comienza con la comprensión de por qué te motiva y lo que tienes que hacer para alcanzar tus objetivos.

Divide tu gran objetivo en pequeñas tareas y concéntrate en hacer al menos una de ellas cada día. A veces, suceden cosas inesperadas y pueden desviarte de tu plan. Es importante aprender a aceptar estos cambios y encontrar una solución para cumplir con tus objetivos en otro momento. Mantén la armonía y la tranquilidad en tu vida, y celebra cada pequeño paso que das hacia tus objetivos.

El objetivo es que tengas un lugar donde puedas ver tus objetivos y prioridades claramente, para poder tomar decisiones más informadas y evitar sentirte abrumada o estancada.

Recuerda siempre tomar decisiones sabias.
Forma de tener esto bien claro. La verdad es que tus decisiones deben ser basadas en la razón, no en las emociones. Toma decisiones que te darán el resultado de lo que deseas. Ahora me va a decir: "¿pero dame un ejemplo?". Cómo puedo poner esto en práctica en mi vida. Lo que te voy a recomendar es que puedas hacer este ejercicio al final del día. Te puedes hacer estas preguntas en una hoja de papel. Vas a escribir cómo salió mi día hoy. Si respondía mal, ¿qué fue lo que salió mal? O si lo estás haciendo semanal, ¿qué fue lo que salió mal en esta semana? Y escríbelo: ¿qué salió mal en tu día? ¿Qué salió mal en tu semana?

Identifica eso que es negativo. ¿Qué podría ser lo que va a llevar que tus emociones te estanquen? Entonces identifica lo primero con esa pregunta. Luego te vas a hacer la segunda pregunta: ¿por qué salió mal? Y esta es la pregunta más importante. ¿Por qué salió mal? ¿Por qué se te pone la piel de gallina cuando piensas en esto? Y aquí lo más importante es que tú te hagas propietaria de esta pregunta.

El 100% me siento... No culpes a nadie, o sea, no vengas a decirme que fue porque el niño salió temprano a la escuela, no que si tenías que cocinar y la comida, la carne no se descongeló. O sea, no le eches la culpa a nada ni a nadie. Sé responsable solamente tú de lo que pasó. Mira a ver qué fue eso que escribiste, que dices que no te salió bien. Y no empieces a identificar a las demás personas o las demás cosas que estuvieron alrededor para que pasara eso. Sino que tú hiciste realmente para que eso pasara.

Mi ejemplo de la vida real

Te daré un ejemplo. Hoy tenía planificado trabajar en tres tareas para mi negocio en mi bloque de tiempo de trabajo. Sin embargo, recibí una llamada de mi mejor amiga y hablamos por dos horas. Después, se hizo la hora de hacer la cena y ocuparme de la escuela de los niños, y cuando me di cuenta, el día ya había pasado. Al revisar mi día, identifiqué que lo que salió mal no fue que mi amiga me llamara, sino que yo contesté en lugar de mantener mi disciplina y enfocarme en mi bloque de tiempo para trabajar en mi negocio. Si hubiera sido más clara en mi hábito de trabajo y disciplina, podría haber enviado un mensaje a mi amiga diciéndole que estaba ocupada y que la llamaría más tarde. Así habría podido completar mis tareas y cumplir con mis objetivos del día. Recuerda, identificar lo que no salió bien es el primer paso para mejorar tu productividad.

Verifique los datos

  • Para evitar distraerte de las tareas importantes de tu negocio, es importante que te enfoques en ellas durante el tiempo que has establecido. Si alguien te llama durante ese tiempo, puedes enviar un mensaje diciendo que estás ocupada y que llamarás más tarde.
  • En lugar de culpar a otros por las cosas que salen mal, es importante reconocer cuáles fueron tus decisiones y movimientos que llevaron a esa situación.
    Si eres madre y sabes que las cosas pueden cambiar, asegúrate de dejar espacio en tu agenda para poder manejar cualquier imprevisto sin que afecte tu productividad.
  • Si te abrumas con demasiadas tareas, es importante revisar y ajustar tu agenda para que sea más manejable.

Recuerda que es importante centrarte en lo que puedes controlar y tomar medidas para mejorar en el futuro en lugar de culpar a otros o dejar que las circunstancias te controlen.

No todo es perfecto

Algo muy importante que te quiero dar como consejo y que me ha funcionado a mí es la comunicación. Muchas veces nosotras como mujeres, como mamás, dueñas de la casa, verdad, que tenemos tanta responsabilidad de negocio, nos tiramos todo encima, lo metemos todo en un solo plato. Y ¿por qué? ¿Quién dijo que tú eres la única que está en el hogar? Si tienes niños, ve enseñándoles a tener responsabilidades y que te apoyen y que te ayuden. Si tienes un esposo, pues también igualmente dile "Mira, vamos a ver de qué forma me puedes apoyar un poco con las cosas del hogar para que no sea todas las responsabilidades solamente en mí y tener yo tiempo para poder dedicarme a mi negocio, en mi proyecto, porque también es un negocio".

Y si tienes un negocio, hay muchas de las tareas que estás haciendo que tú puedes delegar, que puedes controlar otra persona, que puede hacer las cosas mucho más rápido que tú, porque conoce mejor, porque tiene mejor habilidades para eso que tú estás intentando ser, que no es la mejor área tuya, no es tu zona de genialidad. Le contratas a esta persona, a esta persona te apoya mientras tú te dedicas a hacer lo que tienes que hacer y cuando vienes a ver, ya están hechas las cosas y no puedes decir que el vídeo se quedó sin editar por tres semanas porque no sabes editar, no se lo diste a un profesional. Mientras te está editando el vídeo, tú estás haciendo, teniendo los niños y cuando vienes a ver el vídeo, está listo.

Ves, por eso es importante la comunicación, conseguir que los que están a tu alrededor te apoyen y entiendan lo que tú estás haciendo. Igualmente, buscar cómo delegar mucho de tus tareas para que esa lista de tareas baje y sea más realista con lo que tú puedes agarrar en tus dos manos. Y ahora, recuerda mi consejo que siempre te doy en todos mis vídeos: es que de todo esto que comparto contigo no es un manual, no es una cosa escrita que dice "tienes que hacerlo de esa forma". La vida no es así, la vida cambia de acuerdo a las circunstancias, los momentos y todo lo que nos está pasando a nuestro alrededor.

Así que aquí, lo importante es que descubras qué te funciona a ti de todo esto que yo te comparto, a ti qué te funciona y cómo tú puedes aplicarlo en tu vida. Empezar a tomar acción, empezar a tomar decisiones basadas en tus datos que te ayuden a ti a mantenerte firme en lo que tú quieres hacer, tener muy claro tú Por qué. Y por supuesto, como dije anteriormente, conseguir hablar, comunicar y a la gente que está a tu alrededor, pedirle que también te apoyen, conseguir ayuda para que de esta manera tú puedas fluir mejor y te sientas en armonía con tu vida y con tu negocio.

Tome decisiones sabias

Así que una sabia elección sería, Lisandra, revisa y haz lo que hay que hacer. Tome una decisión diferente y vea si puede obtener un resultado diferente. Deja de responder a esas emociones y toma una decisión que te dará el resultado que deseas.


Para analizar lo que no está funcionando bien en tu negocio o vida, es importante hacerte tres preguntas.

En primer lugar, tómate el tiempo de escribir en una hoja de papel todo lo que salió mal durante el día o la semana. ¿Qué salió mal? Identifica todos los elementos que no funcionaron.

En segundo lugar, cuestiona el por qué de las cosas. No culpes a nadie más que a ti mismo, ya que eres responsable de tus decisiones y acciones. Hazte esta pregunta: ¿Por qué salió mal? Identifica las razones y acepta que la culpa es tuya.

La tercera pregunta que debes hacerte es: ¿Qué puedes hacer diferente la próxima vez para obtener un resultado distinto? Aquí es cuando comienzas a recopilar datos y a evaluar qué funciona y qué no. Busca la forma de mejorar la comunicación y la disciplina contigo mismo y con los demás para evitar que las cosas salgan mal.

No te rindas si algo no funciona a la primera. Recoge datos, evalúa lo que funciona y sigue adelante. No te sientes en tu dolor, culpa o vergüenza. Simplemente comienza a vivir el presente y hazte estas tres preguntas a diario para mejorar continuamente.

Recuerda tú eres la dueña de tu vida y por algo Dios creo la maravilla de que existe otro día.

Me gustaría invitarte a visitar y unirte al grupo gratuito de TELEGRAM. en donde te estaré anunciando otrasmás publicaciones de blog y todo lo que enseño en mi canal de YouTube Lisandra Ramos y mi academia. También estoy ahí para apoyarte, darte tareas y responder tus preguntas.

Espero que hayas disfrutado del artículo. Si siente que necesita un poco de ayuda adicional para organizar tu vida y su negocio. Dirígete y echa un vistazo a "A Tu Medida Digital". Mi completo sistema de administración del hogar para ayudarte a comenzar a concentrarte y dejar de realizar múltiples tareas. Quiero asegurarme de que estoy teniendo un impacto en tu vida, además te enseño como conseguir ese equilibrio entre tú y tu negocio. Estoy para apoyarte y llevar a práctica los pasos uno a uno.

Descarga GRATIS mi guía: "Los 8 esenciales de tu vida". Un libro de trabajo donde podrás apuntar tus necesidades fundamentales
https://www.lisandraramos.com/8esenciales

👉  Haga clic aquí para obtener acceso a mi libro de trabajo para asegurarte de que este sistema esté bien establecido en tu vida.


Voy a tu éxito,
Te leo en los comentarios un abrazo,
Lisandra



Ver los blogs más recientes

El Poder de Notion con Roll-Ups y el Flujo de Trabajo 🚀

Feb 13, 2024

6 Hábitos de Éxito para Mujeres Emprendedoras

Feb 08, 2024